Para llegar a Venecia puedes usar el medio de transporte que más te agrade.

El Aeropuerto Marco Polo se encuentra a 12 kilómetros del centro. Desde allí puedes llegar al centro en taxi, coche, barcas, o autobuses. El Aeropuerto Canovas de Treviso, que se encuentra a 40 kilómetros de Venecia, recibe los vuelos charter y de bajo coste, especialmente cómodo si viajas desde España, Ryanair te deja allí. El traslado a Venecia se hace con el autobús.

Si llegas por mar, la ciudad es visitada por grandes cruceros desde todo el mundo. Los ferrys llegan a la Terminal de Pasajeros de Venecia que se encuentra en el centro.

Si decides viajar en tren, la Estación de Santa Lucía está conectada a la red ferroviaria con Italia y gran parte de Europa a través de Trenitalia y TGV.

Llegar por tierra, a través del Puente de la Libertad, es algo más incómodo, porque suele haber demoras para el cruce. Si llevas coche, aparcar es un problema y cuesta muy caro. En autobús, la empresa Eurolines viaja desde España y otras capitales europeas.