La mejor forma de llegar a Praga es por aire. El Aeropuerto Internacional Ruzyně recibe a las principales aerolíneas de todo Europa. Czech Airlines tiene ahí su base y brinda conexiones con las más importantes ciudades europeas. El aeropuerto está a 20 km al noroeste del ciudad.

Para llegar a Praga desde el aeropuerto puedes tomar el autobús urbano. El precio de un billete de ida es de 26 coronas checas (1 euro). Puedes comprarlo en maquinas dispensadoras o al chofer. No se aceptan monedas extranjeras en ninguno de los casos. También está el Autobús Expreso del Aeropuerto. Sale cada 30 minutos entre las 05:46 y las 09:16. El coste del billete es de 50 coronas checas (2 euros). Te llevará a la parada de metro Dejvická, desde donde puedes ir a cualquier parte de la ciudad. Finalmente, la empresa AAA Radiotaxi tiene un convenio con el Aeropuerto, por lo que son los taxis más seguros y confiables. La ida a la ciudad suele tener un coste de entre las 500 a 700 coronas checas (20 a 25 euros).

En cuanto a los trenes, todas las rutas internacionales llegan a la terminal central “Praha hlavní nádraží”, la cual tiene conexión con la línea C del metro. Los trenes Eurocity conectan a Praga con Berlín (5 horas), Viena (4 a 5 horas) y Budapest (6 horas y media). Es una forma cómoda de viajar, aunque no muy rápida (120 km/h) ya que la red de trenes checa no está preparada para grandes velocidades. Las conexiones con otros países occidentales como Francia son complicadas y no muy comunes debido a que la red de ferrocarriles de Alemania (de tránsito obligatorio) no tiene conexiones directas entre el oeste y este.

Puedes ir a Praga en carretera desde las ciudades alemanas de Brno (autopista D1/D2), Dresden (E55) y Berlín (E55). Desde Bélgica la mejor ruta es la autopista E40 a Colonia, luego la E31 a Heildelberg y la E50 cruzando la frontera alemana/checa en Waidhaus/Rozvadov. Desde Viena se debe tomar la autopista E59 hacia la D1. Desde Varsovia y Wroclaw se toma la E67. La entrada a Praga es lenta debido a que aún no cuenta con un anillo de autopistas.

Todos los autobuses a Praga llegan a la terminal de autobús Florenc —a 600 metros de la estación central de tren. El principal operador internacional es Eurolines. Para saber sus rutas y precios consulta su página Web:

https://www.elines.cz/en/