La forma más común de llegar a Ámsterdam es por aire. El más cercano es el Aeropuerto de Schiphol, a tan sólo 18 km del centro de la ciudad. Este aeropuerto es uno de los más grandes de Europa. Es el centro de operaciones de la aerolínea KLM y más de 100 aerolíneas tienen vuelos directos y conexiones desde todos los continentes. Desde ahí hay trenes que en 20 minutos llegan a la Centraal Station de Ámsterdam (3,80 euros) y autobuses (197, 370 y los expresos N97 y N72) que salen cada 15 minutos.

Aeropuerto de Schiphol

El Aeropuerto de Eindhoven (107 km de la ciudad) y de Rotterdam (57km de la ciudad) son opciones alternas. Estos reciben más aerolíneas económicas.

Existen conexiones directas en tren desde Bruselas, París, Hamburgo, Copenhague, Milán, Zúrich, Viena, Praga, Moscú y Berlín. La mayoría de trenes llegan a la Centraal Station en pleno centro de la ciudad. Otras estaciones son Duivendrecht, Bijlmer-Arena, Amstel, Muiderpoort (todas al sudeste), RAI, Zuid-WTC (ambas al sur), Lelylaan and Sloterdijk (ambas al oeste). En general, todos los destinos en Holanda no están a más de 2.5 horas de Ámsterdam.

Trenes a Ámsterdam

Los autobuses internaciones llegan y salen de la Estación de Amsel, a unos 10km al sur de la ciudad. Existe una línea de metro que conecta la estación con el centro de la ciudad.

El oeste de Holanda tiene una amplia red de carreteras. Esto no evita que el tráfico sea denso y lento buena parte del año. La autopista A2 desde Bélgica, te lleva de forma directa a Ámsterdam. El límite de velocidad es de 120km/h, salvo que indique lo contrario. Todas las carreteras llevan hacia la autopista de circunvalación (A10) de la ciudad.

Autobus a Ámsterdam

Existen ferries para viajeros provenientes del Reino Unido y Escandinavia. Las principales empresas son Scandinavian Sea Ways y P&O Norte Sea Ferries