Alicante es una ciudad a la que podemos llegar de la manera que nos resulte más cómoda ya que está excelentemente conectada a España y el mundo.

Por aire:
El Aeropuerto de Alicante (El Altet) se encuentra a 9 kilómetros del centro. Recibe los vuelos regulares y chárter desde las grandes capitales españolas y europeas, especialmente de Reino Unido y Alemania, e incluso vuelos transoceánicos.
Hasta el centro de Alicante nos lleva el autobús urbano, línea C-6, con un billete de 2,60€, entre las 6:30 y 23:10 horas. El taxi, frente a la puerta de llegadas, cuesta alrededor de 17€.

Por carretera:
La autopista AP-7 vertebra, hacia el norte, la Comunidad Valenciana y hacia el sur, conecta con Murcia y Andalucía. La A-31 enlaza con Madrid.
Las empresas de autobuses Alsa, Eurolines, Linebus y otras llegan a la Terminal del centro de Alicante, desde España, Marruecos y toda Europa.

Por ferrocarril:
El TRAM, un tren ligero de FGV, atraviesa la provincia hasta Denia. Es algo lento pero las vistas son excepcionales.
Renfe tiene una estación en el centro de la ciudad, hasta donde llegan los trenes desde toda España y Francia, vía Barcelona.

Por mar:
Al Puerto de Alicante arriban barcos de Compañía Romeu, desde Orán en Argelia y los cruceros internacionales.