Las comidas más famosas de Europa se caracterizan por estar muy relacionadas con el folclore y el clima del país al que pertenecen. Las cocinas europeas se han abastecido de productos locales desde hace siglos, tendencia que está cambiando debido a la globalización y los cambios en el estilo de vida de la sociedad actual.

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

Comidas autóctonas de Europa

Son muchas las comidas que han adquirido fama internacional, si bien existen numerosos ingredientes y recetas que se pueden considerar originarios en el sentido de que, a lo largo de los años, se han convertido en las comidas representativas de Europa por excelencia. Entre ellas, destacamos:

Muchas de las cocinas más conocidas proceden de España, Italia y Francia, como hemos podido comprobar con los platos mencionados en la lista anterior, donde el jamón ibérico procede de España, mientras que el foie gras y los arancini son originarios de Francia e Italia, respectivamente.

¿Qué costumbres tienen los europeos al comer?

En la actualidad, la gastronomía de Europa y las costumbres al comer varían mucho en función del clima, la región y las comunidades de inmigrantes que se hallen en dicho lugar, ya que esto lleva a que haya también comidas exóticas con ingredientes procedentes de Asia y América.

Las diferentes recetas de cocina dependen mucho del horario de comidas, ya que en cada país dedican un momento del día y tiempo determinado a cocinar, por lo que en unos sitios las cenas y comidas de mediodía son más elaboradas que en otros.

Así, mientras que en España lo habitual es desayunar entre las 08:00 y las 09:00, comer a las 14:00-15:00 y cenar a las 21:00-22:00, en otros países europeos se come a mitad de mañana y se cena en el periodo que comprende desde las 18:00 hasta las 20:00 aproximadamente.

Comida e ingredientes tradicionales

Las comidas de la Europa medieval y las prácticas culinarias de aquella época eran bastante diferentes a las que conocemos hoy en día. En aquel entonces, el uso del tenedor se asociaba con la burguesía y las clases altas de Italia. Su uso no extendió a todas las clases sociales hasta el siglo XIV.

Los ingredientes tradicionales de las comidas antiguas eran, entre otros:

  • Vino
  • Vinagre
  • Agraz o verjus
  • Azúcar
  • Carne de cerdo o pollo
  • Bacalao
  • Arenque
  • Leche de almendras
  • Especias y hierbas

El pan era el alimento diario, por lo que el oficio de panadero gozaba de una elevada consideración social y era de gran importancia para toda la comunidad. Los cereales más empleados eran el centeno, la cebada, la avena y el mijo. Por su parte, el arroz, aunque se considera un producto autóctono de Europa, era demasiado caro en aquella época.

Los alimentos que llegaron a América desde este continente fueron, entre otros, el arroz, la caña de azúcar, los plátanos, el café, las naranjas y las carnes de vaca y cerdo. Algunos ejemplos de comidas que mezclan productos de América y Europa son las empanadas, el asado y la pasta.

La cocina europea que conocemos hoy empezó a conformarse en la llamada edad moderna, esto es, entre el siglo XV y el XIX. En este periodo nació la costumbre de añadir salsas a los platos. También se empezaron a consumir patatas, tan típicas actualmente, las cuales llegaron a territorio europeo gracias a las colonias procedentes de América.

Dieta mediterránea

La mayoría de países europeos siguen la famosa dieta mediterránea, la cual no solo está considerada como una de las tendencias culinarias más sanas, sino que fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2010.

La dieta mediterránea es la que probablemente más llama la atención en otras partes del mundo. Se trata de las costumbres y la forma de alimentarse de algunos países de la Europa meridional, sobre todo:

  • España
  • Francia
  • Italia
  • Grecia
  • Malta
  • Portugal

La comida española se caracteriza por ser una mezcla entre productos rurales y costeros, dependiendo sobre todo de cada comunidad autónoma y sus hábitos culinarios. Además, está muy influenciada por la comida latina desde la colonización. Destacan platos como la paella valenciana y las tapas españolas.

Las recetas de cocina italiana son también uno de los aspectos fuertes de la comida europea. Aunque es conocida principalmente por sus platos más famosos, entre ellos, la pasta, el risotto y la pizza, lo cierto es que existen infinidad de recetas de pasta, carne y, por supuesto, postres y dulces.

Una curiosidad sobre la gastronomía de Italia es que en Cerdeña, una de las regiones italianas más turísticas, es típico el queso gorgonzola con larvas de mosca, conocido con el nombre de casu marza. Sin duda, se encuentra entre las comidas más raras de Europa.

La comida francesa no solo goza de prestigio a nivel europeo, sino que se trata de una de las principales gastronomías del mundo. Destaca por su variedad a nivel regional y sus productos originarios, entre ellos la crème fraîche y el foie gras. Es Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad desde 2010 junto con la gastronomía de México.

Quizá su secreto reside en el uso de mantequilla para cocinar, al contrario de lo que sucede en España, donde la base de casi todos los platos es el aceite. Platos como la quiche lorraine o la ratatouille se encuentran entre los más populares.

Entre los platos más populares de la cocina británica destacan el Sunday roast, los baked beans y los haggis escoceses. Actualmente, está altamente influenciada por la cocina asiática, así como la polaca, la cual ha entrado ya a formar parte del conjunto de tradiciones culinarias del Reino Unido.

Otras regiones gastronómicas

Los platos de la dieta mediterránea son bastante diferentes a las comidas típicas de la Europa atlántica (Reino Unido, Irlanda, Noruega, Dinamarca, Países Bajos…). En esta zona son típicos los sándwiches, como por ejemplo el famoso Smørrebrød de los países escandinavos, los platos con pescados o los desayunos a lo grande (p. ej. el desayuno inglés).

Destaca también la gastronomía de la Península Balcánica, en especial por su gran variedad de platos tradicionales. A continuación te mostramos una lista con el plato más representativo por país dentro de las comidas típicas de Europa oriental:

  • Salami de Samobor (Croacia)
  • Potica (Eslovenia)
  • Byrek o Börek (Albania)
  • Khorovats (Armenia)
  • Dushbara (Azerbaiyán)
  • Ćevapi (Bosnia y Herzegovina)
  • Tarator (Bulgaria)
  • Knedlíky (República Checa)
  • Halusky (Eslovaquia)

Finalmente, Alemania, Austria, Croacia, Suiza y Hungría, entre otros, conforman las comidas típicas de Europa central. Dado que se trata de países por lo general muy fríos, las sopas son muy representativas de su gastronomía. También la fondue de queso, originaria de Suiza, está pensada para combatir las bajas temperaturas.

La tarta de Linz o Linzer Torte típica de Austria es uno de los postres por excelencia del panorama europeo. De hecho, está considerada la tarta más antigua del mundo, aunque lo cierto es que su origen es italiano. Se hace con frambuesa, almendras y canela.

Las comidas de Navidad destacan por su alto contenido calórico, debido principalmente a que este periodo festivo tiene lugar en época invernal. No obstante, el clima de los países europeos varía en función de la latitud.

De España se podrían mencionar infinidad de dulces y platos típicos navideños. Posiblemente sea la amplia variedad de turrones, polvorones y mazapanes lo que más llame la atención desde un punto de vista internacional. Comer foie gras, aunque es una comida típica de la Navidad francesa, también se ha hecho muy popular en España.

Si nos desplazamos hasta el Reino Unido, veremos que los postres navideños son de lo más variados. Lo que más destaca es, sin duda, el famoso Christmas pudding, hecho a base de ciruelas y frutos secos. También las galletas de jengibre son un dulce típico en la Navidad británica.

En Portugal llama la atención el consumo de bacalao seco y salado acompañado de col y patatas hervidas, huevos duros, cebolla, garbanzos y otras verduras. Este plato típico navideño de Portugal destaca por ser de pescado en lugar de carne, aunque hay hogares donde se consume pavo o lechón al horno.

El panettone italiano es otro dulce que ha traspasado fronteras y a día de hoy se consume durante la Navidad de un gran número de países europeos. Las comidas navideñas de Italia se dividen en la zona norte y la zona sur. En esta última es típica la anguila capitone frita, además de otros pescados.

Este artículo ha sido compartido 10 veces. Hemos dedicado muchas horas para recopilar esta información. Si te ha gustado, compártelo, por favor:

Finalmente, hemos seleccionado el artículo anterior y siguiente del bloque "Gastronomía" para que puedas seguir la lectura: