Después del taco mexicano y las fajitas, la enchilada es otra de las comidas típicas de la gastronomía mexicana. Al igual que los platillos antes mencionados, la enchilada tiene como protagonista a la tortilla de maíz.

Enchilada tradicional

La enchilada típica o más común es la que está rellena de trozos de carne y frijoles negros, sin embargo, dependiendo del estilo que deseemos darle, podemos rellenarla de carnes rojos o blancas, queso, cebollas en aros, lechuga, tomate en rodajas, guacamole y crema de leche.

Cómo preparar la enchilada

Las enchiladas son fáciles de preparar ya que solo consiste en rellenar la tortilla con los ingredientes, pero, es importante indicar que una vez que hemos sellado la tortilla, debemos llevarla al horno por al menos quince minutos a fin de que se gratine con el queso.

La enchilada, como otros platos típicos, se ha adaptado también a los gustos gastronómicos de otros países, por ejemplo, en Guatemala se realiza con tostada en vez de tortilla de maíz y el relleno se prepara con trozos de carne, salsa de tomate, huevos duros y un encurtido que se prepara a base de zanahorias, pimientos, ajo, cebolla y ají.

Tipos de enchilada

Entre las enchiladas más comunes encontramos:

– La enchilada verde, que se rellena con tomates verdes.
– La enchilada suiza, donde se usa crema de leche en vez de trozos de queso.
– La enchilada de frijol, se rellena y se cubre con una generosa cantidad de frijoles.
– La enchilada de mole, se cubren con mole y se adereza con ajonjolí.
– La enchilada norteña, en ella los protagonistas son la salsa de tomate y el chile.

Finalmente, están las variantes menos populares que son: la enchilada encremada, donde lo importante es cubrirla con salsa de crema; y la enchilada entomatada, que generalmente se rellenan con carnes rojas y se cubre con salsa de tomate y queso en trozos.

Finalmente, hemos seleccionado el artículo anterior y siguiente del bloque "Gastronomía" para que puedas seguir la lectura: