Cuando hablamos de la cocina tradicional de África del Norte, debemos mencionar al Cous Cous (también llamado cuscús, alcuzcuz o kuskusús). Los primeros registros históricos sobre esta comida datan del siglo XIII y aparecen en un manuscrito de cocina denominado “Kitāb al-taṭbīj fī l-Magrib wa-l-Andalus”, un libro que contenía recetas de platillos árabes y donde se encuentra lo que puede ser considerado como la primera receta de cómo preparar cous cous.

Cous Cous de pollo

Este plato típico es a base sémola de trigo duro -aunque también hay variantes a base de cebada y de trigo verde-, donde lo ideal es tener granos de calidad, ya que si es así, el amasado y la cocción serán perfectos y combinarán correctamente con el sabor de las legumbres, especies y carnes.

Preparar Cous Cous

El Cous Cous tiene como ingrediente base a la sémola, la misma que se obtiene moliendo la parte del trigo que se mantiene dura y no se vuelve harina, aunque, si no contamos con la sémola, podemos optar por otros ingrediente como la polenta, el arroz o la cebada.

el Cous Cous

Cuando tenemos la sémola, procedemos a cocerla en una vaporera (si contamos con una de dos niveles podemos cocer -en la parte inferior- el estofado de carne o las verduras, lo que vayamos a tener de guarnición). Esta cocción debe ser de unas dos horas hasta que obtengamos una pasta suelta.

Cómo acompañar el cous cous

Este plato original de Marruecos tiene diversas formas de acompañamiento, sin embargo, en su país de origen suele ser acompañado con carne de pollo de carnero en trozos, además, se sirve con caldo -para poder remojar la sémola-, y verduras como el nabo, calabacines y cebollas.

Preparación Cous Cous

En otros países, se suele acompañar con puré de pimientos rojos, y, por ejemplo, en Italia, en vez de acompañarla con caldo de carne o pollo, se acompaña con caldo de pescado y en Estados Unidos se le acompaña con los mismos complementos que a las pastas ya que es considerada como una.