La Fatta (cuyo nombre original es Fatteh) es un plato muy popular de Egipto -contando con apariciones en los registros históricos de este país desde la Antigua Egipto- y de otros países africanos como Líbano, Siria y Jordania y de la zona del levante mediterráneo.

el Fatteh

La Fatta y sus demás variantes tienen una base común que son piezas de pan fresco y pan rancio, las mismas que se fríen y que se suelen mezclar con yogurt. Su acompañamiento clásico es el pollo en trozos y las berenjenas, aunque, también hay una variante que es conocida como el Hummus Fatteh, que se acompaña con garbanzos.

Su origen

pan arabe

El origen del Fatta es humilde ya que era el desayuno que muchas personas dedicadas al trabajo agrícola solían tener, dado su consistencia y capacidad para saciar, por lo que era ideal para tener una comida fuerte al iniciar el día.

Actualmente, dado su origen, es común que sea parte del desayuno de las familias del Mediterráneo, incluso, es uno de los primeros platos se que come en el mes de Ramadán y las familias suelen reunirse los fines de semana a consumirlo.

Incluso, cuenta con una versión más elaborada en la que es acompañado con una sopa de carne y una tazón de arroz y que se sirve en Egipto como parte de las celebraciones cuando una mujer anuncia que está embarazada por primera vez.

Variaciones regionales

Fattoush

Según la ubicación geográfica, el Fatta cuenta con las siguientes variantes:

Fette. Igual en preparación el Fatta pero se suele mezclan con aceite de oliva en vez de yogurt. Además, se le agregan especias como el comino y se acompaña con verduras como las berenjenas y zanahorias. En algunos casos, si hemos optado por el Fette como almuerzo o cena, se acompaña con pollo en otros a la parrilla.

Fattoush. En este caso se utilizan los trozos de pan fritos para hacer una ensalada que acompañamos con trozos de pollo y verduras.