En el exterior de la Colegiata Santa María de Sar, lo más llamativo son los arbotantes agregados en los siglos XVII y XVIII para evitar el derrumbe de los muros septentrionales, que están evidentemente inclinados porque el terreno en que se realizó la edificación es muy blando e inundable. Tienes más información en: “Colegiata Santa María de Sar – Santiago de Compostela“.

Tienes más información en: "Colegiata Santa María de Sar – Santiago de Compostela".