La Colegiata Santa María la Real del Sar se encuentra algo alejada del centro histórico de Santiago de Compostela, a orillas del río Sar. Era un antiguo monasterio de la orden de San Agustín. Fue construida en el siglo XII por mandato de Minio Alfonso, Obispo de Mondoñedo, y del Arzobispo Diego Gelmírez.

La iglesia, afortunadamente, conserva gran parte de su construcción románica. En el exterior lo más llamativo son los arbotantes agregados en los siglos XVII y XVIII para evitar el derrumbe de los muros septentrionales, que están evidentemente inclinados porque el terreno en que se realizó la edificación es muy blando e inundable. En el siglo XVI hubo que rehacer la bóveda de cañón. Impresiona la sobriedad de la fachada principal.

Es de destacar el Claustro, de la escuela del Maestro Mateo, del que se conserva un ala de estilo románico con unos bellísimos arcos y que es la única de la ciudad. En ella se expone una colección de piezas arqueológicas y litúrgicas pertenecientes a la Colegiata, así como el acta fundacional del monasterio.

Como actualmente es una Iglesia con culto habitual, las visitas turísticas a la Iglesia, Claustro, Sacristía y colección, se pueden realizar diariamente de 10 a 13 horas y de 16 a 19 horas (en verano el cierre procede a las 20 horas). Cierra los domingos por la tarde. El precio de la entrada es de 1€.