El clima de Lisboa está entre los más cálidos de Europa. La influencia de la Corriente del Golfo y los vientos del atlántico le dan un clima suave y algo lluvioso donde las temperaturas no bajan de los 5 ºC.

Durante el verano, en los meses de julio y agosto muchos días se llegan a superar los 30ºC, las temperaturas mínimas rondan 17ºC. Estos dos meses son los menos lluviosos del año y es poco frecuente que llueva. En invierno (diciembre a fines de febrero) el clima es fresco y lluvioso, pero las temperaturas se mantienen entre los 8 y 15 ºC. En muy raras ocasiones la temperatura baja a más de 5 ºC, salvo en las mañanas más frías.

Las lluvias anuales están alrededor de los 700 a 750 mm. En total hay unos 100 días lluviosos al año, sobre todo entre octubre y mayo. En cambio, entre mayo y septiembre los cielos están despejados. En general, la ciudad tiene sol durante buena parte del año, con 2900 a 3300 horas anuales de brillo solar.

Gracias a su clima , Lisboa es una ciudad ideal para realiza viajes en cualquier época del año. En ningún momento necesitarás ropa para fríos extremos. Las mejores épocas suelen ser primavera y otoño cuando aún hay buen sol y tráfico de turistas es bajo.