El clima de Finlandia es de extremos. El invierno no llega hasta diciembre en el sur, pero en las localidades del norte la nieve empieza a caer en octubre y ya se exige llantas de invierno en todo el país. La temperatura permanece bajo los 0°C y al norte puede llegar a los -45 y -50 °C.

Durante este tiempo, las horas de luz se reducen hasta 6 horas. Sin embargo, la llamada “época de la penumbra” también tiene cierto encanto. En el día el paisaje se tiñe de azulado y rojizo por el reflejo de la nieve. Por la noche, la Aurora Boreal se muestra en toda su gloria.

Aurora boreal de Finlandia

Llegada la primavera en abril, la nieve se demora unas dos semanas en derretirse. Los lagos se descongelan a fines de abril y, en algunos casos, hasta junio. El clima todavía sigue siendo fresco con temperaturas de entre 0 °C y 10 °C.

Para mayo Finlandia parece otro país. El verano ha llegado y la temporada de crecimiento de las plantas llega a su cénit. Todo se tiñe de verde. La temperatura no baja de los 10°C y puede llegar hasta los 32 °C. El periodo más caluroso —cuando la temperatura no baja de los 25°C— es durante julio y suele durar entre 10 y 15 días.

Verano en Finlandia

En esta época, el norte sufre de los llamados “días polares”, es decir, el sol nunca se pone. Esto se suele extender hasta por 73 días. Además, Finlandia experimenta tormentas de truenos de hasta 14 días.

En septiembre, el verde cede ante los colores del otoño. La temperatura se mantiene por debajo de los 10°C. Las lluvias se van volviendo más comunes y van presagiando la nieve de octubre.

Bosque de Finlandia