Como hemos mencionado antes, si bien gracias a su latitud norte Dinamarca goza de un clima suave, es en invierno que comienzas los fuertes fríos y las horas de luz son menores. Las cuatro estaciones son muy marcadas en este territorio, los veranos suelen ser calurosos y frescos, pero los inviernos particularmente son más intensos. Es debido a eso que los locales turísticos abren recién en abril y vuelven a cerrar en octubre.

Palacio Real en invierno

Por eso los meses que son más recomendables para visitar Dinamarca son mayo y junio, en estos meses los jardines lucen verdes y llenos de vida, el clima es sumamente tranquilo y los turistas no llegan en grandes escalas. Pero no creas que otoño no es una buena fecha, sin lugar a dudas, aunque los paisajes no luces espléndido, también es una temporada agradable para visitar el país.

Veranos en Dinamarca

La temporada alta comienza en julio y es hasta agosto que puedes gozar un ambiente muy fresco, se dan conciertos al aire libre, y las actividades en las calles son más frecuentes, también puedes disfrutar de las playas. Y por si fuera poco, es en esta temporada que los museos y conocidas atracciones turísticas gozan de horarios más extendidos.

Otono danes