El clima de Pontevedra es templado lluvioso. Coincide con el resto de la costa occidental gallega, aunque presenta ciertas particularidades debidas a su ubicación en el fondo de la ría. También influyen los vientos que entran desde el Atlántico y los macizos montañosos que rodean la ciudad.

Las temperaturas son agradables a lo largo de todo el año con medias anuales de 15ºC, y se registran amplitudes térmicas muy reducidas debido a la influencia marítima. Los meses de más calor son los de junio, julio y agosto, con medias de 19 y 20ºC.

Los inviernos son suaves y las temperaturas medias que se registran están en los 9ºC en los meses de diciembre, enero y febrero.

Si viajas a Pontevedra no olvides incluir en tu maleta un chubasquero, posiblemente lo necesites.