Las diez ciudades más importantes de España

España es un país miembro de la Unión Europea (UE) cuyo territorio está organizado en un total de 17 comunidades autónomas, siendo Madrid, situada en el centro del mapa, su capital y, al mismo tiempo, la ciudad más importante dado su elevado índice de población. Situada al norte de África, España cuenta con otras nueve ciudades de suma importancia, especialmente en términos turísticos. Así, ciudades como Barcelona, Sevilla, Vizcaya, Murcia, Valencia o Cádiz se constituyen como las ciudades más importantes del país.

La tabla que se muestra a continuación resume cuáles son las 10 ciudades más pobladas de España junto con su número de habitantes:

Ciudad Número de habitantes
1. Madrid 3.165.235
2. Barcelona 1.602.386
3. Valencia 786.000
4. Sevilla 697.000
5. Zaragoza 666.000
6. Málaga 566.000
7. Murcia 439.000
8. Palma de Mallorca 399.000
9. Las Palmas de Gran Canaria 382.000
10. Bilbao 346.000

En los siguientes apartados puedes encontrar cuáles son los principales lugares de interés turístico de cada una de estas ciudades.

1. Madrid

Madrid es la capital de España y, al mismo tiempo, la ciudad más poblada. Es a su misma vez la capital de la Comunidad de Madrid, la cual cuenta con un PIB per cápita de 29.576€ por habitante y es la tercera ciudad con mayor poder económico de España. Aquí se pueden encontrar las sedes del gobierno junto con instituciones, ministerios y otros organismos asociados, así como la residencia oficial del Presidente del Gobierno y los reyes de España. Uno de los lugares más visitados de la ciudad son precisamente las Cortes Generales, donde se encuentran el Senado y el Congreso de los Diputados.

Madrid también ofrece un amplísimo abanico de oferta cultural, ya que cuenta con algunos de los museos más importantes del mundo, entre los que destaca el famoso Triángulo del Arte, formado por el Museo del Prado, el Museo Reina Sofía y el Museo Thyssen-Bornemisza. En El Prado se pueden encontrar pinturas de artistas de la talla de Velázquez o Goya, entre muchos otros, mientras que en el Reina Sofía podrás deleitarte con obras de Pablo Picasso, Joan Miró y Salvador Dalí. En el Thyssen podrás disfrutar de las más de 800 obras de arte que la familia homónima reunió a lo largo de dos generaciones.

Otra de las visitas obligatorias si viajas a la capital española es el Palacio Real, ubicado en la Calle Bailén s/n. Aunque teóricamente es la residencia oficial del Rey de España, lo cierto es que actualmente la familia real no reside en él, por lo que el palacio se usa básicamente para ceremonias de Estado. Sus 3.418 habitaciones y 135.000 km² lo convierten en el Palacio Real más grande de Europa Occidental. Está abierto todos los días en horario de 10:00 a 18:00 durante los meses de octubre a marzo y de 10:00 a 14:00 a partir de abril y hasta septiembre.

La Gran Vía madrileña es el equivalente español a Times Square (Nueva York). Construida a principios del siglo XX, es una de las vías más concurridas de la ciudad en cualquier época del año y, en definitiva, la calle más conocida de la ciudad. Gracias a esta vía, se consiguió una mejor comunicación entre el centro de la ciudad (Calle Alcalá) y el noroeste de la misma (concretamente, la Plaza de España). En la Gran Vía puedes encontrar de todo: tiendas de moda, cines, teatros, restaurantes… Es por ello por lo que se conoce popularmente como el Broadway madrileño.

2. Barcelona

Barcelona es la capital de Cataluña y se encuentra a orillas del mar Mediterráneo. Es la segunda ciudad más poblada de España y su renta per cápita asciende a 26.531€/habitante. Además, de acuerdo con The Economist, Barcelona se encuentra en el puesto número 15 dentro de la lista de las ciudades más seguras del mundo. Sin duda, si vas a viajar a la ciudad condal, debes hacer parada en la Sagrada Familia, su monumento más visitado.

Otra de las grandes obras del arquitecto catalán Antonio Gaudí, máximo representante del modernismo catalán, es el Parque Güell (Parc Güell en catalán), un fascinante parque público situado en la zona norte de la ciudad. Aunque sus jardines son uno de los elementos que más llama la atención del parque, son sus elementos arquitectónicos lo que realmente caracteriza esta obra. Las diferentes formas que poseen los elementos del parque representan la naturaleza, todo ello con una libertad creativa e imaginativa diferente, única y repleta de colores vivos.

Gaudí dejó un amplio legado en la ciudad de Barcelona. Además de la Sagrada Familia y el Parque Güell, destaca sin lugar a dudas la Casa Batlló, un edificio situado en el nº 43 del Paseo de Gracia (Passeig de Gràcia en catalán). Su construcción tuvo lugar entre 1904 y 1906 y supone el reflejo de la plenitud artística del arquitecto modernista. Destaca por su fachada, hecha a base de piedra arenisca, tallada según superficies regladas en forma alabeada y con columnas de forma ósea.

Todos los monumentos barcelonenses no tendrían sentido si no fuera por su estratégica ubicación en el famoso Eixample (en castellano, Ensanche, aunque esta denominación está prácticamente en desuso). Se trata del distrito más poblado de la ciudad y es que en él se pueden encontrar numerosos puntos de interés turístico y las principales vías y plazas de Barcelona, tales como la rambla de Cataluña, el Passeig de Gràcia o la Avenida Diagonal, entre otros. En su totalidad, el Eixample ocupa 7,46 km² y destaca por la distribución en cuadrícula de sus edificios.

3. Valencia

Valencia es la capital de la Comunidad Valenciana. Situada a orillas del río Turia, en la costa levantina y a escasos kilómetros de distancia del mar, uno de los lugares más singulares y que vale realmente la pena visitar es la Albufera, que constituye uno de los lagos más grandes España y cuenta con un alto valor cultural, ecológico e histórico, lo que la ha llevado a ser declarada parque natural.

De vuelta al centro histórico, recomendamos un paseo por la Ciutat Vella de Valencia, donde se encuentran seis barrios de sumo interés turístico: La Xerea, La Seu, El Carmen, El Pilar, El Mercat y Sant Francesc. Dentro de este conjunto destaca especialmente la Plaza de la Virgen, donde encontrarás monumentos tan significativos como la Catedral de Valencia, el Miguelete, la Almoina o la Basílica de la Virgen. Además, en esta zona se encuentran numerosos restaurantes y locales típicos de Valencia en los que se puede disfrutar de una clásica horchata con fartons, el postre más típico de Valencia.

La Puerta de Serranos o Torres de Serranos, más conocida como Torres dels Serrans en valenciano, es otro de los monumentos por excelencia de la capital valenciana. Se trata de una antigua muralla cristiana de estilo gótico cuya construcción tuvo lugar a finales del siglo XIV. Las torres se pueden visitar y subir hasta lo más alto de las mismas para subir de unas excelentes vistas de toda la ciudad.

Por su parte, la Ciudad de las Artes y las Ciencias, situada al final del Jardín del Turia, es uno de los mayores reclamos turísticos de Valencia e incluso de toda España, debido a que se trata de uno de los ejemplos de arte moderno más espectaculares del mundo. Este complejo cultural y de entretenimiento, diseñado por Santiago Calatrava y Félix Candela, ha sido ganadora del concurso 12 Tesoros de España y ha sido escenario de la película futurística Tomorrowland (2015). En esta misma zona se encuentran también el famoso Oceanogràfic, donde se representan los diferentes hábitats marinos del mundo, y el Hemisféric, un edificio con forma de ojo cuya sala interior alberga un cine en gran formato.

Cuando se habla de Valencia es imposible no hacer mención a las Fallas o Falles, un evento cultural multitudinario que se celebra en el mes de marzo, concretamente desde el día 15 hasta el día 19, fecha en que tiene lugar la cremà, noche en que los monumentos falleros se queman, dando así por terminada esta fiesta. Las Fallas son una fiesta declarada de Interés Turístico Internacional en las que llama también la atención el traje típico de la mujer fallera.

4. Sevilla

Sevilla es la cuarta ciudad más importante de España. Su casco antiguo está considerado como el más extenso de España e incluso uno de los más grandes de Europa. En definitiva, la capital hispalense es una de las que más puntos de interés turístico tiene. Entre ellos, destacan especialmente una serie de monumentos, empezando por los Reales Alcázares, que constituyen un conjunto de palacios originales de la Alta Edad Media en los que puede observarse una mezcla entre los estilos islámico, gótico y mudéjar.

La Torre del Oro es otro de los puntos clave en cualquier viaje a Sevilla. Se encuentra junto a la Plaza de Toros de la Real Maestranza, en la orilla izquierda del río Guadalquivir y fue restaurada por última vez en 2005, momento a partir del cual se conoce que el brillo que la caracteriza se debe a que su característico revestimiento con azulejos está hecho a base de una mezcla entre mortero de cal y paja prensada. En su interior se halla un Museo Naval donde se pueden encontrar maquetas, grabados, cartas marinas, instrumentos de navegación y curiosidades históricas.

La Catedral de Sevilla y su campanario, más conocido como La Giralda, son otros dos puntos estratégicos de Sevilla. La Giralda, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es una de las torres más altas de Europa, por encima incluso del Big Ben en Londres y la Torre de Pisa en Italia. Su construcción se desarrolló en dos periodos diferenciados: el siglo XII y la época cristiana. La Catedral de Sevilla o Catedral de Santa María de la Sede está considerada, además, Bien de Valor Universal Excepcional desde 2010.

Si en Valencia la fiesta por excelencia eran las Fallas, en Sevilla este papel corresponde a la Feria de Abril, un multitudinario evento anual que atrae a turistas de todo el mundo porque en ella se puede disfrutar de la cultura sevillana en todo su esplendor. Se trata de una fiesta local que se celebra en el barrio de Los Remedios y tiene lugar una o dos semanas después de Semana Santa. Es la feria más importante de Andalucía y en ella puede disfrutarse de dos de los bailes típicos de España, es decir, las sevillanas y el flamenco.

5. Zaragoza

Zaragoza es la capital de Aragón y se encuentra a orillas de los ríos Ebro, Gállego y Huerva, lo que la convierte en uno de los principales centros de comunicaciones de España. Dentro del top 10 de monumentos que visitar en Zaragoza, el puesto número 1 corresponde a El Pilar, cuyo nombre completo es Catedral-Basílica de Nuestra Señora del Pilar. Se trata de un templo de estilo barroco articulado en tres naves de igual altura y cuya fachada está hecha a base de ladrillo, de acuerdo con la tradición aragonesa de construir en ladrillo.

El río Ebro, por su parte, es uno de los símbolos de Zaragoza y, por este mismo motivo, existe la posibilidad de realizar uno de los paseos fluviales por el mismo para disfrutar de las magníficas vistas de la ciudad. Estos paseos van desde el Club Náutico hasta el embarcadero de la Expo y en cada barco se estima una capacidad de 54 personas como máximo. Estos paseos son especialmente apetecibles en verano y en ellos pueden observarse monumentos como El Pilar, el Puente de Santiago, La Almozara o la Pasarela del Voluntariado, entre otros.

El Palacio de la Aljafería, conocido simplemente como La Aljafería, es un palacio fortificado que se construyó en Zaragoza durante la segunda mitad del siglo XI, en un principio como palacio de recreo para el reino taifa. De hecho, la importancia de este palacio radica en que es el único elemento que se conserva de la arquitectura islámica procedente de la época de las Taifas, motivo por el cual fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 2001 como parte del conjunto denominado Arquitectura mudéjar de Aragón.

El Parque Natural del Monasterio de Piedra es un espacio natural donde se puede disfrutar de un paisaje rodeado de agua, cascadas y grutas. En definitiva, se considera como uno de los parques naturales más extraordinarios de Europa. Escondido en las escarpadas sierras del Sistema Ibérico, dentro de Nuévalos, es un lugar paradisiaco que puede recorrerse en aproximadamente dos horas y media.

6. Málaga

Málaga es la sexta ciudad más poblada de España y capital de la provincia del mismo nombre. Pertenece a la comunidad autónoma de Andalucía y se encuentra al oeste del Mediterráneo, en la denominada Costa del Sol. Lo primero que recomendamos visitar es la calle Larios, situada en el casco histórico de la ciudad y en la que se pueden encontrar las principales tiendas, restaurantes y, en definitiva, la meca del turismo en esta ciudad.

La Catedral de Málaga o Santa Iglesia Catedral Basílica de la Encarnación es el edificio más importantes de la ciudad debido a su consideración como una de las joyas renacentistas más preciadas de Andalucía. Se la conoce popularmente como La Manquita debido a que su inauguración tuvo lugar cuando las obras para la remodelación de esta antigua mezquita musulmana todavía no habían concluido. En concreto, cuando se inauguró en 1631, le faltaba todavía la torre sur, razón por la que se le da este singular nombre.

Otro de los puntos estrella de Málaga es La Alcazaba, una fortificación palaciega de origen musulmán perteneciente al siglo XI que se encuentra en lo alto del monte Gibralfaro. Aunque a día de hoy alcanza una superficie de 15.000 m², estas medidas no alcanzan ni la mitad del tamaño que poseía en la época en que se construyó. Esto se ha demostrado gracias a la conservación de sus planos históricos.

El pintor y escultor español Pablo Picasso nació en Málaga, donde aún hoy se encuentra su hogar natal, convertido actualmente en la Fundación Picasso Museo Casa Natal. Convertida en uno de los principales museos de Málaga, la casa natal de Picasso fue creada por el Ayuntamiento de Málaga en 1988 en la Plaza de la Merced. En ella pueden encontrarse recuerdos infantiles del artista, parte de su obra y la de su padre, y un centro de documentación en el que se incluye una biblioteca especializada en la vida y obra del artista.

Fuera del centro de la ciudad, Málaga cuenta con varios municipios que vale realmente la pena visitar. Uno de estos es Júzcar, situado al oeste, que constituye más bien una villa por sus 221 habitantes. La importancia de esta villa radica en que antiguamente se encontraba en ella la industria de la hojalata. Además, en la actualidad este pueblo es conocido como el pueblo de los Pitufos, debido a que cuando tuvo lugar el estreno de la película Los Pitufos 3D, se pintaron todas las fachadas de azul, lo que ha dotado a esta villa de una singularidad digna de visitar.

7. Murcia

Murcia, situada en el puesto nº 7 dentro de las ciudad más pobladas de España, es la capital de la comunidad autónoma de la Región de Murcia. Se encuentra a orillas del río Segura, a 40 km del mar Mediterráneo y una ciudad con una gran tradición universitaria, ya que la primera universidad se fundó en 1272. Uno de los lugares que no pueden faltar en tu lista de cosas que ver en Murcia es Cartagena, un municipio en el que se encuentra el Teatro Romano perteneciente al siglo I a.C., que constuye el monumento más visitado de la Región de Murcia.

Volviendo al centro de la ciudad, uno de los principales puntos de interés turístico es sin duda la Catedral de Murcia o Santa Iglesia Catedral de Santa María, considerada por muchos como la joya de Murcia. Su emplazamiento se encuentra en pleno casco antiguo de la ciudad de Murcia, concretamente en la Plaza Cardenal de Belluga. Su estilo ha ido sufriendo cambios durante los años, por lo que, aunque conserva su estilo gótico original, incluye elementos barrocos, neoclásicos y renacentistas.

Por otro lado, Murcia cuenta también con una serie de playas y calas en las que se puede disfrutar del mar Mediterráneo en época estival. Entre las calas más importantes, destacamos la Cala de la Cueva de las Palomas y la Cala de la Herradura, mientras que entre las mejores playas de la Región de Murcia se incluyen lugares como la Playa de Calblanque, situada dentro del Espacio Natural Protegido del Parque de Calblanque, en La Manga del Mar Menor (Cartagena). En esta playa puede encontrarse arena dorada y aguas cristalinas.

Otro de los puntos estrella de Murcia es la famosa Batería de Castillitos, conocida también como C-1, situada en el cabo Tiñoso, dentro del término municipal de Cartagena. Declarada Bien de Interés Cultural en 1997, es una fortificación de soporte de artillería costera de 250 m de altura y de construcción reciente, concretamente entre 1933 y 1936. Su labor en un primer momento era proteger la entrada a la bahía de Cartagena.

8. Palma de Mallorca

Palma de Mallorca es la capital de la isla de Mallorca y de las Islas Baleares. Se encuentra en el mar Mediterráneo, 250 km al este de la Península Ibérica y constituye la octava ciudad más importante de España de acuerdo con su número total de habitantes. Si viajas a esta turística ciudad, en tu lista de cosas que hacer no puede faltar una visita al Castillo de Bellver, una fortificación del siglo XIV que representa el estilo gótico mallorquín. Situado sobre 112 m sobre el nivel del mar y rodeado de bosque, desde lo alto del castillo puede contemplarse la sierra de Tramuntana y el Pla de Mallorca. Además, alberga el Museo de Historia de la ciudad de Palma, el cual se encuentra abierto al público.

Por su parte, la Catedral-Basílica de Santa María de Palma de Mallorca es el principal edificio de carácter religioso de la isla de Mallorca. Se conoce generalmente como Catedral de Mallorca y a nivel local como La Seu. Es un templo de estilo gótico situado a orillas de la había de Palma que fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1931 y, además, destaca por ser la catedral con el mayor rosetón de entre todas las catedrales góticas europeas. En definitiva, la Catedral de Mallorca es una visita imprescindible en todo viaje a la isla.

Las Cuevas del Drach son asimismo uno de los principales atractivos turísticos de Palma de Mallorca. Además, esconden un gran lado subterráneo, el Lago Martel, considerado uno de los lagos subterráneos más grandes del mundo. En su totalidad. el desarrollo horizontal de las cuevas alcanza los 1.200 m de longitud y su profundidad llega a los 25 m bajo la superficie en su cota máxima. Para visitarlas, se puede realizar una visita en barca a través del lago, cuya duración dura alrededor de una hora.

El Cabo de Formentor es una belleza natural al que muchos mallorquinos hacer referencia como punto de encuentro de los vientos y es que la variada cota de este cabo se ha ido moldeando con el paso del tiempo a causa del choque de los vientos y las olas. En algunas zonas, los acantilados de este cabo rondan los 300 m de altura, por lo que las vistas desde arriba son impresionantes. Se puede acceder a él en coche, a través de una carretera que en total recorre 18 km y, al final del recorrido, nos encontraremos con dos puntos principales: las playas de aguas cristalinas y el faro de los cuatro vientos.

Por supuesto, no se puede hablar de Mallorca sin hacer referencia a las ensaimadas mallorquinas, un dulce tradicional de la isla desde hace siglos y que hoy en día continúa elaborándose de forma artesanal en Mallorca. En catalán recibe el nombre de ensaïmada de saïm, lo que se traduce en que su ingrediente principal es la manteca de cerdo, además de otros ingredientes básicos como masa azucarada, harina de fuerza, agua, huevos, azúcar, etc. Aunque existen muchas variantes de esta ensaimada en las que se añaden rellenos de cabello de ámngel, nata o crema pastelera, la receta tradicional se conoce en la isla como lisa y no lleva ninguna clase de relleno.

9. Las Palmas

Las Palmas de Gran Canaria son la novena ciudad más poblada de España y, a su misma vez, la ciudad más grande y poblada de Canarias y comparte la capitalidad de la comunidad autónoma de Canarias junto con Santa Cruz de Tenerife. Si hay algo que valga la pena visitar en Gran Canaria, esas son sus playas sin lugar a dudas. De entre todas ellas, quizá sea la Playa de las Canteras la que mayor interés turístico despierta y es que muchos la consideran algo más que una playa, debido a su arena dorada y sus aguas cristalinas, además de las características rocas aisladas que la conforman, tales como la roca Peña la vieja.

La Catedral-Basílica de Santa Ana o Catedral de Canarias es la sede de la Diócesis de Canarias y se encuentra en la ciudad de las Palmas, concretamente en el barrio de Vegueta, en la Plaza Mayor de Santa Ana. Lo primero que llama la atención cuando se observa esta catedral son sus torres gemelas, además de su mezcla de estilos resultado de la intervención de varios arquitectos y artistas desde que comenzara a construirse en 1500.

Las Palmas se caracterizan también por la variedad de barrios en los que se puede pasear y tomar algo tranquilamente, entre ellos los más destacados son el barrio de la Vegueta y el barrio de Triana. En el primero muchos son los que dicen haberse empapado de historia de Canarias tras su paseo, y es que si paseas por él podrás encontrarse con los principales monumentos del casco antiguo de Las Palmas. Por su parte, el barrio de Triana es el barrio comercial de Las Palmas en el que podrás hallar todo tipo de tiendas, en especial en la calle peatonal calle Mayor de Triana.

Si deseas disfrutar de una impresionante panorámica de la ciudad al completo, entonces te recomendamos subir al Mirador Cittá di Martinsicuro, desde el que se puede ver contemplar la bahía, el puerto comercial y deportivo, la ciudad-jardín… En definitiva, toda la ciudad, incluyendo los volcanes que la rodean. Concretamente, el mirador se ubica en al barrio de Altavista y su nombre en lengua italiana se debe a que se hermanó en 2009 con esta ciudad italiana.

El Auditorio Alfredo Kraus es otro es otro de los puntos de Las Palmas de obligada visita turística. Por su diseño arquitectónico obra de Óscar Tusquets, es uno de los edificios más singulares de la ciudad. Su construcción tuvo lugar entre 1993-1997 y la idea original era construir un faro para la playa de Las Canteras, de la cual se ha hablado con anterioridad. En este auditorio tienen lugar cada año celebraciones de la talla del Festival Internacional de Cine de Las Palmas de Gran Canaria, así como el Festival de Música de Canarias, entre otros actos multitudinarios como exposiciones, convenciones, congresos, etc. Además, en esta misma parcela se halla el Palacio de Congresos de Canarias.

Si el Auditorio Alfredo Kraus constituye uno de los edificios más singulares de Canarias y de España, el Teatro Pérez Galdós es el principal recinto teatral de Las Palmas, siendo, además, la sede permanente del Festival de Ópera de Las Palmas de Gran Canarias Alfredo Kraus. Situado en la Plaza Stagno, barrio de Triana, el edificio se inauguró por primera vez en 1890 y su reapertura tuvo lugar en abril de 2007. Cuenta con capacidad para más de 1.000 personas y, en definitiva, es uno de los teatros más modernos de España gracias al nuevo cuerpo escénico que se construyó en 2007.

10. Bilbao

Bilbao es un municipio perteneciente a Vizcaya, en la comunidad autónoma del País Vasco. La importancia de Bilbao radica ya en el siglo XIII, cuando se convirtió en enclave comercial de suma importancia en la cornisa Cantábrica. Bilbao cuenta con varios premios, entre ellos el Lee Kuan Yew World City Prize, otorgado por Singapur en colaboración la Academia Nobel sueca y considerado como el nobel del urbanismo.

El Museo Guggenheim Bilbao fue inaugurado en 1997 y es un museo de arte contemporáneo diseñado por el arquitecto canadiense Frank O. Gehry, quien lo dotó de su innovador diseño en el que destacan sus formas curvilíneas y retorcidas hechas a base de piedra caliza, planchas de titanio y cortinas de cristal. En total. la superficie del museo abarca 24.000 m², de los cuales prácticamente la mitad están ocupados por exposiciones.

El Palacio Euskalduna de Congresos y de la Música (Euskalduna Jauregia en euskera) es un centro de convenciones y espectáculos que fue inaugurado en 1999. Ubicado junto a la ría de Bilbao, es la sede de la Orquesta Sinfónica de Bilbao y, además, en 2003 fue calificado como el mejor centro de congresos del mundo por la Asociación Internacional de Palacios de Congresos (AIPC). Dentro del edificio se puede degustar el famoso restaurante Etxanobe, dirigido por el cocinero de renombre internacional Fernando Canales.

El Teatro Arriaga llama la atención tanto por su diseño interior como por su fachada. Por fuera, se trata de un edificio neobarroco que se construyó a finales del siglo XIX a manos del arquitecto Joaquín de Rucoba. En realidad, su construcción se realizó en honor al compositor bilbaino Juan Crisóstomo de Arriaga, de ahí el nombre de este edificio, quien era considerado como el Mozart español.

3 comentarios

  1. Me gustaría conocer Madrid y Zaragoza. Qué lugares tan preciosos, sería feliz yendo a esos lugares tan encantadores.

  2. Aunque soy valenciana y Valencia me parece una ciudad fantástica, he vivido durante un par de años en Madrid y he de reconocer que me encantó. Es grande pero no tanto como todo el mundo cree, es cómoda y tiene una gran variedad de todo, parques, ocio, centros comerciales, oferta cultural, plazas increíbles… Me enamoré desde el primer mes que llegué y eso que me tuve que ir a regañadientes por trabajo.

  3. Kitefuntarifa

    ¡Muy buenas fotos! Saludos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

*

Viajejet