Dentro de los procesos que debemos realizar antes de embarcar en un avión, el check-in es uno de los más importante, pues con él no sólo confirmamos nuestro viaje sino que podemos solicitar cualquier requisito especial, hacer cambios en las reservas, elegir nuestro asiento, registrar una cuenta para obtener los puntos de viajero frecuente o realizar pagos extras para obtener otros beneficios.

La aerolínea Iberia cuenta con sistema de check-in en línea y todos los pasajeros pueden acceder al mismo desde 24 horas antes del vuelo para obtener así la tarjeta de embarque y realizar los trámites necesarios para acceder al vuelo.

Este servicio puede ser usado por todos los clientes de Iberia que cuenten con billetes de avión (en papel o de forma electrónica) cuyos destinos se encuentren dentro de los ofrecidos por la aerolínea a excepción de Rusia. No podrá ser utilizado cuando se trate de una situación especial como viajes de menores sin acompañante, pasajero con uso de sillas de ruedas, vuelos que tienen código compartido (IB7000 y IB7999) o vuelos con conexión directa con otras aerolíneas.

Para realizar el check-in, online o en las máquinas habilitadas para esto en los aeropuertos, debemos contar con el código de reserva y el apellido del pasajero o tener el número de tarjeta de Iberia Plus y nuestro código PIN. A continuación podremos elegir el asiento de preferencia según el mapa de asientos disponibles o confirmar nuestro asiento si es que ya lo hemos reservado con anterioridad. Después debemos confirmar que los datos que aparecen sean los correctos e imprimir la tarjeta de embarque.

Una vez que realices el check-in, deberás entregar tu equipaje en los mostradores del aeropuerto al menos con 45 minutos de anticipación a la salida del vuelo (si sales de la terminal T4S del aeropuerto de Madrid deberás realizar este proceso con 55 minutos de anticipación). Después debes dirigirte a los controles de seguridad, mostrar tu documentación y seguir a la puerta de embarque.