La Catedral de Santiago es la construcción más alta y más importante del Casco Viejo de Bilbao, coincidiendo con la condición de patrón de la ciudad del apóstol Santiago el Mayor. Se caracteriza por lo tamaño pequeño y lo compacto de sus rasgos góticos.

Fue edificada sobre una antigua ermita entre las últimas décadas del siglo XIV y XV. Se comenzó conforme al estilo gótico; pero dado que las obras se prolongaron, terminó coincidiendo con la entrada del gótico florido. Por ello también muestra fuertes rasgos de este estilo.

En el siglo XIX se llevaron a cabo otras reconstrucciones. El mayor cambio se dio en la fachada, la cual quedó principalmente neogótica a excepción de la portada renacentista. También se le agregó un rosetón que permite que entre luz natural al interior del templo. La torre también data de esta reforma y conserva siete campanas fundidas en 1916.

Al interior, la planta es de cruz latina con tres naves —con capillas entre los contrafuertes— y un crucero. Los soportes son pilares cilíndricos con pequeñas columnas adosadas para contener la presión de los nervios de las bóvedas de crucería. El coro y el claustro son de gran belleza, construido este último en gótico florido. La cripta está construida en lo que era la ermita original, aprovechando los muros de la misma como parte de su construcción.

La entrada a la Catedral es gratuita. Abre todos los días de 11:00 a 13:00 y de 17:00 a 19:30. Durante los actos litúrgicos no se puede visitar el Templo. Para visitas guiadas debes llamar al