La Catedral de San Martiño, de Orense, data de la segunda mitad del siglo XII y primera mitad del XIII. Fue declarado Monumento Nacional y tiene honores de Basílica desde finales del siglo XIX. Se encuentra en la Plaza del Trigo, en el centro de Orense.

Es un templo románico de transición al gótico y con aspecto de fortaleza por los torreones y almenas para proteger la construcción. Ha sufrido agregados y rehabilitaciones a lo largo de su historia que la enriquecieron con aportes de diferentes estilos.

Sus tres puertas románicas están perfectamente conservadas: el Pórtico del Paraíso, con clara influencia del Pórtico de la Gloria compostelano, con su policromía original, y las restantes con arquivolta interior polilobulada de gran riqueza escultórica.

Tiene planta de cruz latina, con tres naves, pilares cruciformes y bóveda de crucería.
En una de las naves hallamos la Capilla Mayor, con el Retablo Mayor realizado por Cornelis de Holanda en 1520 y la sillería renacentista del Coro, con el Cimborrio y las rejas que completan el conjunto donde podemos ver escenas de la vida de Jesús.

La Capilla del Santo Cristo, de estilo gótico del siglo XVI decorada en el barroco, es uno de los sitios emblemáticos de la ciudad. Allí podemos ver el famoso Cristo ourensano del que la leyenda cuenta que fue traído desde Fisnisterre, donde apareció flotando en el mar.

En el inacabado Claustro gótico, de fines del siglo XIII, conocido como Claustra Nova funciona el Museo Catedralicio, que abre de 12 a 13 horas y de 16:30 a 19 horas.
La visita al conjunto es de carácter gratuito y puede realizarse diariamente de 8 a 13:30 horas y de 16:30 a 20:30 horas.