En los últimos años, el enoturismo se ha convertido en una de las actividades más importantes y ricas en posibilidades para el sector turístico, ofreciendo un puñado de espacios para disfrutar de la más selecta variedad de vinos. En ese sentido, la capital española es uno de los puntos más concurridos por viajeros de todas partes, quienes no dudan en llegar hasta la ciudad en busca de las mejores catas de vino en Madrid.

Catas de vino en Madrid

Si eres amante del enoturismo, entonces te conviene visitar Madrid, el centro del turismo cultural para descubrir los lugares más propicios para una actividad tan exquisita como la vinoterapia, un excelente chance de hacer gastronomía desde una perspectiva diferente.

Es por ello que Madrid cuenta con una buena cantidad de viñedos y bodegas para catar la más selecta gama de vinos que podemos degustar en uno de los tantos recorridos turísticos que se organizan a diario.

Catas de vino en Madrid

Si se trata de rutas de enoturismo, Madrid cuenta con un reconocimiento a nivel mundial por su importante participación en la producción de vino, con un fuerte potencial turístico que acude con bastante frecuencia a los viñedos y bodegas más importantes de la capital.

No por nada España es considerada como el tercer país productor más poderoso en la producción de vino, brindando a los turistas una completa lista de posibilidades para hacer rutas vinícolas. Para tener una idea de la enorme repercusión que representa el enoturismo en España, se calcula que unas 2,5 millones de personas recorren por los viñedos anualmente.

Catas de vino en Madrid

Para acudir a una ruta vinícola bastará con solicitar uno de los servicios que ofrecen las agencias de viajes, que suelen incluir recorridos a varias bodegas o restaurantes donde se muestra información sobre la preparación del vino. Estas visitas turísticas se caracterizan por la práctica de catas grupales, incluyendo algunas excursiones a viñedos.

Entre los viñedos más destacados que podemos mencionar tenemos: Ribera del Duero, Penedés, El Priorato, y muchos más. Adicionalmente de la ruta del vino, también hay otras ofertas interesantes para visitar museos, alojarse en un hotel cinco estrellas o asistir a una sesión de masajes en el spa.