Otro destino español recomendado para la cata de aceite es Cataluña. En ellas podremos conocer las principales variedades del aceite de oliva además de conocer sobre su historia, vínculos con la cultura española, y, temas más técnicos como las diferencias por acidez, color, etc.

La mayoría de catas de aceite de oliva tienen un tiempo de duración de tres horas y los precios van desde los 65 euros (los tipos que suelen estar incluidos en las catas son el Oliva suave, oliva intenso, virgen y Orujo de oliva). Además, se incluye degustación y maridaje, todo acompañado de diversos panes, frutas y algunas veces gazpacho.

Los atributos básicos que aprenderemos a dominar, al menos de forma inicial, son los aromas que pueden ser frutales, cítricos, vegetales, frutos secos y de especies (algunos nos evocaran a pimienta, vainilla, romero, etc.).

Finalmente, diferenciaremos el gusto (ya sea por el dulzor o el amargor) y el cuerpo, mediante el análisis de la textura final en el paladar, la visualización y la densidad.