La cata de habanos nos permitirá descubrir y conocer el buen sabor y olor de un habano, además de conocer de mano de los expertos todo lo relacionado al proceso artesanal de fabricación e historia de las principales marcas cubanas.

En España es común que encontremos catas de habanos que van acompañadas de maridaje para habanos, es decir, aprenderemos sobre la textura, sabor, combustibilidad y sobre los alimentos que pueden acompañar y potenciar esta experiencia.

Dentro de las catas de habanos se centrarán en que aprendamos sobre el aroma ya que es el elemento más difícil de valorar. El primer contacto es al abrir la caja y después cuando acercamos el habano a la nariz sin haberlo prendido. Una vez que lo prendemos aprenderemos a acercar la punta humeante a nuestra nariz en un ángulo y a una media de 30 centímetros debajo de la misma, aquí, podremos diferenciar entre el aroma suave, fuerte o aromático.

Antes de realizar este proceso seremos orientados por especialistas para aprender a realizar el corte del habano. Este es fundamental ya que determinará el tiro, sabor y combustión del mismo. El corte deberá ser limpio, sin ninguna estría y sin cruzar la línea que une la capa. Además, no deberá ser excesivo -esto aceleraría la combustión y el calor-.