El Castillo de Santa Catalina se encuentra en la colina del mismo nombre, en Jaén. Es el mejor ejemplo del paso de la historia de la ciudad a través de las civilizaciones que lo habitaron. Este Monumento Histórico-Artístico se encuentra incluido en la Ruta de los Castillos y las Batallas.

Castillo de Santa Catalina

Se trata de una fortaleza defensiva que a lo largo de los años sufrió grandes modificaciones. Posee cinco torres y la Torre del Homenaje, en cuyo interior se ubican la sala de recepción, de conferencias y de audiovisuales del Centro de Interpretación Histórico. En la Torre de las Damas se exponen piezas arqueológicas y maquetas. La Prisión está ambientada con los calabozos como en la época de la ocupación francesa, cuando estuvieron activos.

Foto: kilezz/QuiRóH

Foto: kilezz/QuiRóH

Fue en sus orígenes un alcázar árabe construido durante el reinado de Al-Ahmar. Cuando Fernando III reconquistó definitivamente la ciudad, erigió sobre la alcazaba una fortaleza cristiana, el Alcázar Nuevo, con una iglesia consagrada a Santa Catalina.
El Parador Nacional de Jaén ocupa la fortaleza de Abrehui, anexo al monumento, pero las modificaciones que sufrió han dejado pocas áreas originales en pie.

Foto: Kordas

Foto: Kordas

Cabe destacar las magníficas vistas desde el Mirador de la Cruz hacia las Sierras de Jaén, al sur, y al Valle del Guadalbullón, al norte.

El horario de invierno es de 10 a 14 horas y de 15:30 a 19:30 horas. En verano va de 10 a 14 horas y de 17 a 21. El precio de la entrada general es de €3 y la reducida de €2.