El Castillo de Dublín fue construido originalmente en el siglo XIII en lo que fue un asentamiento vikingo. Sirvió de fortaleza militar, prisión, tesoro, tribunal de justicia y sede de la Administración Inglesa en Irlanda durante 700 años. A partir de 1922, cuando Irlanda se separó del Reino Unido, el castillo dejó de tener importancia política.

Castillo de Dublín

En la actualidad, se utiliza para celebrar importantes recepciones de Estado e inauguraciones presidenciales.
El lugar más destacado es la Capilla Real o Iglesia de la Santísima Trinidad. Este templo de arquitectura neogótica, tiene uno de los interiores góticos más impresionantes de Irlanda. Su cripta es usada como centro de artes. Otros lugares son el Salón de San Patricio, un gran salón de bailes en donde se da la tomas de posesión presidencial; el Salón del Trono que contiene un trono del reinado del Rey Guillermo III; y los lujosos Apartamentos del Virrey que hoy en día se usan para alojar a mandatarios extranjeros.

Interior del Castillo de Dublín

El precio de la entrada para adultos es de 4,50 euros. Los estudiantes y mayores de 65 años pagan 3,50 euros. Niños sólo pagan 2 euros. El castillo abre de lunes a sábado de 10:00 a 16:45. Domingos y días festivos abre a las 14:00. Cierra del 24 al 26 y el 31 de diciembre, el 1 de enero y viernes. En ocasiones, el Castillo de Dublín puede cerrarse con poca antelación para desarrollar actividades gubernamentales.

Castillo de Dublín

Para llegar debes tomar los autobuses 54, 50, 50A, 56A, 77, 77 o 77B. Como referencia, está detrás de Ayuntamiento, a 5 minutos a pie desde Trinity College en dirección a Christchurch.