El Barrio de La Boca y su famosa calle Caminito son los lugares más turísticos de Buenos Aires. El barrio debe su nombre a la boca del Riachuelo en su llegada al Río de la Plata, en la zona sur de la ciudad.

Está habitado por familias de pocos recursos, a los que se llama “xeneises”, en alusión al origen genovés de los primeros pobladores. Un lugar que por lo pintoresco atrae a propios y extranjeros que quieren acercarse al tango, de otra manera.

Las viviendas que habitan son llamadas conventillos, casas multicolores hechas de chapas y madera donde conviven varias familias, y son lo más importante en este paisaje singular. Las aceras altas de las calles adoquinadas, el bullicio de barrio típicamente obrero, el arte que se respira en todos los sitios y el fanatismo por el futbol, son las improntas que la historia ha dejado en este pueblo autoproclamado República Independiente.

La feria artesanal funciona diariamente de 10 a 18 horas, en Caminito. Calle que ha sido reconocida como Museo de Arte al Aire Libre. Donde en poco más de 100 metros, solamente veremos ventanas y balcones profusamente decorados, pero ninguna puerta. Famosa por los artistas plásticos que exponen y venden sus obras, y los bailarines y cantantes de tango que deleitan al visitante.

Para completar el paseo te recomendamos los bares y cantinas de las calles Necochea, Brandsen y Suárez, donde la comida italiana y española son la especialidad.

Cabe destacar también el Puente Nicolás Avellaneda, una vieja estructura de hierro en desuso, el estadio del Club Boca Juniors de futbol y especialmente el Museo Quinquela Martín que donara el mismo pintor, quien mejor retrató el barrio.