Antes de realizar un viaje debemos verificar que esté en orden nuestra documentación, check-in, confirmar el vuelo y alistar las maletas. Al preparar las maletas no debemos olvidar el botiquín de viajero. El botiquín de viajero debe contener los elementos suficientes para la cantidad de días y el destino geográfico elegido, por ello, es recomendable que todo botiquín de viajero contenga:

Antiinflamatorios. Pastillas que puedan sernos útiles para los dolores musculares.

Vitaminas. Sobre todo si vamos a realizar un gran actividad física durante varios días y no contaremos con muchos alimentos, por ejemplo, al hacer trekking u otras actividades de turismo verde.

Antibióticos. Si no contamos con tiempo para realizar una consulta médica o nos encontramos lejos de la ciudad, estas pastillas nos ayudarán frente a cualquier cuadro de infección. Por ejemplo, al realizar caminatas explorativas podemos sufrir un corte o rasguño profundo que se infecte y nos genere dolor de cabeza, fiebre, y otros; frente a estas situaciones nos serán útiles los antibióticos del botiquín viajero.

Analgésicos. Ideales para combatir cualquier tipo de dolor y estados de fiebre. Se recomiendan las aspirinas y el paracetamol ya que no requieren prescripción médica en una gran parte de países.

Gotas, cremas y otros. Siempre debemos contar –sin importar el destino de viaje- con colirio para los ojos (que suelen resecarse con los cambios de clima), gotas para el oído, cremas contra la resequedad y quemaduras, y repelentes.

Antihistamínicos. Son básicas en cualquier botiquín de viajero ya que las pastillas antihistamínicas nos ayudarán frente a un cuadro de alergia por picadura o consumo de alimentos.

Al momento de alistar nuestro botiquín de viajero no debemos olvidar una buena provisión de las pastillas que tomamos bajo prescripción médica pues es probable que en el país al que viajamos no se comercialicé, tenga otro nombre, o que en la farmacia no hablen nuestro idioma y no nos hagamos entender. Adicional a lo mencionado, no está de más el contar con un termómetro, algodón, tijera, vendas, protector labial y solar en nuestro botiquín de viajero. Con un botiquín de viajero bien equipado podremos viajar tranquilos y seguros.