Las fiestas navideñas en Europa se caracterizan por ser en invierno, y es por eso que la llamamos Blanca Navidad en esta parte del mundo. En Alemania se le conoce como “Weihnachten”, y es en estos días que sus calles, plazas y parques están repletos de espíritu navideño, a pesar del frío que le acompaña. La nieve y lluvias se hacen presentes en estos días.

Edificio en Frankfurt

Alemania vive intensamente esta fiesta, es aquí donde se hicieron famosos los arbolitos navideños modernos, así que no dudes en pasar Navidad en un país donde la gastronomía, arte y música se visten de gala para celebrar el nacimiento del niño Jesús. Llegar hasta Alemania con toda tu familia te permitirá conocer una cultura llena de tradiciones y costumbres.

No dudes en visitar con tus hijos las jugueterías más conocidas del país, donde aún se preparan artesanalmente los clásicos juguetes de madera, entre ellos los soldaditos. Desde el 24 de diciembre, las familias se reúnen en casa para esperar la Navidad, lo hacen con mucha alegría, rodeados de comida y tragos, esperar las doce implica un momento de jolgorio pues después de la cena, suenan las campanillas y los niños corren a abrir sus regalos, pero no lo pueden hacer sin cantar un villancico antes.

Regalos de Navidad

En lo que concierne a las cenas, están llenas de platos con salchichas, acompañados de patatas, su plato más reconocido es el “Grünkohlessen” hecho a base de col verde. Los postres más famosos y buscados en estas fechas son la “Nürnberger Lebkuchen”, unas galletas que están protegidas por las leyes de alimentos alemanas. O el “Welfenspeise” un postre tipo pudin. A la hora del brindis el ponche caliente, hecho a base de vino caliente y especias, llamado “Glühwein” es muy solicitado.

Galletas alemanas de Navidad