La Basílica de San Lorenzo se encuentra en la Piazza de San Lorenzo, en el centro histórico de Florencia que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Fachada de San Lorenzo

Este majestuoso edificio, ejemplo de la arquitectura renacentista del Quattrocento, fue diseñado por Brunelleschi a principios del siglo XV, a pedido de la familia Medici, simbolizando su poder creciente. La primera consagración de este templo data del siglo IV, tras una ampliación importante fue consagrada por segunda vez en el siglo XI, y luego reedificada sobre la antigua iglesia románica, como panteón de la familia.

Vista aérea de San Lorenzo

Posee planta de cruz latina y tres naves, con capillas laterales. Donde destaca la cubierta interior plana con decoración de rosetones dorados sobre fondo blanco y las dos Sacristías. La Sacristía Vieja, obra de Brunelleschi, y la Sacristía Nueva, de Miguel Ángel. Y las escaleras, exquisito diseño de Miguel Ángel, que conducen a la Biblioteca.

Interior de San Lorenzo

La tumba de Cosme el Viejo está ubicada en un pilar subterráneo, delante del Altar Mayor, lugar donde puede verse la lápida, y donde la tradición medieval colocaba los restos del mártir al que se dedicaba el templo.

Lápida del Altar Mayor

Es muy llamativo ver la fachada exterior en piedra y ladrillo sin revestimiento. No llegó a realizarse el revestimiento de mármol. Contrariamente, en su contrafachada, Miguel Ángel realizó un balcón con columnas corintias en mármol que enmarcan la puerta principal.

Plano de San Lorenzo

Basílica, Biblioteca, Claustro y Capilla de los Príncipes se visitan con entradas de pago. Tienen un horario que es aconsejable consultar antes de acudir ya que suelen cerrar tanto por reformas como por oficios privados. El horario es diario de 10 a 17 horas.