Viajar en autobuses por toda Turquía tiene la ventaja de poder elegir entre muchas empresas que operan cubriendo todo el territorio con servicios modernos y cómodos que destacan por su higiene.

Todas las compañías viajan con un conductor y un acompañante que tienen la función de servir agua, té y café. Cada 3 o 4 horas los autocares realizan paradas técnicas de 30 minutos.

En el caso de las empresas de lujo como Varan, Ulusoy y Kamil Koc, acompañan azafatas y el catering ofrece refrescos también, todo incluido en el billete comprado. Muchos de los autocares llevan servicios de Internet inalámbrico (wi-fi).
Otras empresas de excelentes servicios (sin llegar a ser de lujo) que operan en Turquía son Metro y Pamukkale.

Las tarifas de los autobuses varían de acuerdo a los servicios ofertados y a la cantidad de paradas que realicen en los pueblos. Como indicativo, podemos decirte que un viaje de 900 kilómetros puede costar 20€ o 30€ dependiendo del servicio. No son mucho más caros que los trenes. Cada población tiene estaciones terminales (“Otogar”) que habitualmente se ubican en las afueras, para conectar con ellas desde el centro las empresas disponen de minibuses gratuitos.