Los autobuses de Praga recorren los suburbios y distritos de la ciudad que los tranvías y el metro no cubren. Sin embargo, los autobuses no pueden entrar al centro de la ciudad por razones ambientales.

El servicio de autobuses funciona de 04:30 a 00:00. Los intervalos de espera en cada parada suelen ser de 6 a 8 minutos en hora pico, de 10 a 20 minutos en horas regulares y de 15 a 30 los fines de semana. Los autobuses nocturnos trabajan de 00:30 a las 04:30 con intervalos de 30 minutos. Están numerados del 502 al 514 y del 601 al 603. Los horarios de todos los autobuses son mostrados en las paradas de autobús.

Los billetes estándar se dividen en transferibles y no transferibles. El primero tiene un precio de 26 coronas checas (1 euro) y te permiten usarlo por 75 minutos (90 minutos los fines de semana) en cualquier tipo de transporte público y cuantos enlaces quieras. Los no transferibles pueden ser usados por 20 minutos sin posibilidad de enlace por el precio de 18 coronas checas (60 centavos).

También hay billetes de 24 horas (100 coronas o 4 euros), tres días (330 coronas o 12 euros), 5 días (500 coronas o 20 euros). También existen billetes de largo plazo (requieren foto de identificación) de un mes (550 coronas o 22 euros), tres meses (1480 coronas o 57 euros) o anuales (4750 coronas o 180 euros).

Todos los billetes debe ser estampados en las maquinas del autobús. Si no tienes billete puedes comprar uno al conductor del autobús. Si el inspector de transporte te descubre sin un billete validado te pueden poner una multa de hasta 900 coronas checas (35 euros).