El autobús es imprescindible en Lisboa debido a la aún limitada extensión del metro. Por ejemplo, los trayectos al Aeropuerto en transporte público sólo se pueden hacer en autobús. La red tiene unos 758 autobuses que realizan 88 rutas, de las cuales 11 son nocturnas.

Las líneas más importantes para hacer turismo son:

  • Número 91 (aerobús): Es la línea más rápida para llegar al Aeropuerto. Entre la Plaza del Comercio y el Aeropuerto realiza diez paradas.
  • Líneas 5, 22, 44, 45 y 83: Estas líneas también llegan al Aeropuerto, pero desde distintos puntos de Lisboa. Hacen más paradas que la 91.
  • Líneas 5, 25, 28, 44, 708, 750, 759, 782 y 794: Todas estas líneas llevan al Parque de las Naciones y hacen parada en la Estación de Oriente. Es una buena opción para visitar la zona nueva sin tener que utilizar el Metro.
  • Líneas 28, 714, 727, 729 y 751: Son una buena alternativa al tranvía para llegar a Belém.

El horario de cada línea de autobús varía, pero la mayoría comienza a operar sobre las 6 de la mañana y finalizan sobre las 9 de la noche. Las líneas más transitadas dan servicio hasta la medianoche.

En cuanto a autobuses nocturnos, hay de dos tipos: Rede da Madrugada (líneas 201 a 210) y Night Bus (líneas 1 y 2). Los primeros operan todos los días en los intervalos en los que no entienden las líneas diurnas. Los segundos operan sólo los fines de semana y vísperas de festivos y tienen la gran ventaja de ser totalmente gratuitos.

El precio de los billetes individuales es de 1,20 euros en el autobús y 0,75 euros en ventanilla. También hay de un día (3,30 euros) y para 5 días (13,20), los cuales son válidos para todos los otros medios de transporte público. La tarjeta “7 colinas” (0,50 euros) te da descuentos en los billetes regulares, los cuales puedes cargar a la tarjeta. Finalmente, está la tarjeta Lisboa Viva —que cuesta en sí 10 euros— con la cual puedes comprar pases ilimitados para un mes (28,10 euros).