El alquiler de coche en Lisboa requiere que los conductores tengan al menos 21 años y un permiso de conducir nacional (sólo dentro de la Unión Europea). El seguro es obligatorio, y carecer de uno implica una multa. Por ello, se suele incluir un seguro de terceros dentro del precio de alquiler. Es importante asegurarse de eso preguntando por el Certificado de Seguro Internacional.

Las principales compañias son:

Las empresas internacionales se pueden encontrar mayoritariamente en el aeropuerto, mientras que las locales generalmente están alrededor de la ciudad. El precio de las primeras está entre los 65 euros y 300 euros para carros de lujos. Las locales cobran alrededor de 22 a 26 euros al día. Algunas empresas de bajo coste locales cobran hasta 6.99 euros al día.

Conducir en Lisboa puede ser difícil y algo peligroso por su alto porcentaje de accidentes. Evita manejar de 08:00 a 10:00, 13:00 a 14:00 y 16:00 a 18:00 ya que la gran cantidad de carros y las calles estrechas pueden significar mucho tiempo perdido. Adicionalmente, encontrar espacio en la calle para aparcar es raro. Lo normal es usar un aparcamiento privado, pero esto acarrea un coste de 1,20 euros o más por hora.