En la isla de La Palma, para descubrir algunos parajes más aislados o para movernos independientemente de horarios e itinerarios preestablecidos, lo mejor es alquilar un coche, pese a ser la opción más cara de transporte.

Las tarifas varían, lógicamente, según el modelo elegido. Como orientación: un compacto puede costar 22€ diarios hasta los 37€ de un coche de gama media. Hay empresas que no cobran suplementos por conductor adicional o sillas para niños.

Las empresas de alquiler de coches tienen puntos de recogida en toda La Palma, y muchas los tienen también en el aeropuerto y los grandes hoteles. Los requisitos para la contratación son: carnet de conducir europeo si eres miembro de la UE o licencia internacional si eres extracomunitario, un documento de identidad y una tarjeta de crédito a nombre del conductor.