En las islas que componen Venecia hay muchos hoteles de todo tipo y que se ajustan a las necesidades y posibilidades de los visitantes. Ten en cuenta que existen más de 500 hoteles que van desde el lujo extremo hasta habitaciones económicas de calidad más que aceptable.

Al elegir la ubicación de tu alojamiento, busca que esté cerca de una parada de vaporetto. Trasladarte con equipaje a través de puentes y callejones puede ser la peor manera de iniciar tu viaje. En general las habitaciones de los hoteles son pequeñas, independientemente de las categorías. Tener vistas desde tu cuarto, puede pagarse a precio de oro, por eso el mismo hotel puede tener tarifas muy dispares para el mismo tipo de habitaciones con o sin vistas. La mayoría de los hoteles no incluyen el desayuno.

La zona de los hoteles de gran lujo es la del centro histórico, allí se encuentran hoteles de primer nombre. Entre ellos, el Hotel Danieli, que ocupa unos espléndidos palacios venecianos, famoso por sus lujosísimas lámparas de cristal de Murano, y es como dormir en un museo. El Hotel Palazzina Grassi, que funciona en un palacio del siglo XVI renovado con modernos diseños del conocido Philippe Starck que abrió sus puertas hace muy poco tiempo, con 16 habitaciones y 6 suites especiales. El Gritti Palace, uno de los más populares entre los personajes del mundo. Todos estos hoteles rondan tarifas diarias por habitación doble entre los 500 y los 2.200€.

Un lujo para pocos, que si no te lo pues permitir, puedes optar por cruzar el Puente de la Libertad hasta la zona moderna, y alojarte en uno más accesible. Allí puedes alojarte en una habitación doble por unos 70€ la noche.

También hay numerosos albergues para mochileros, pero si vas en pareja, te conviene un hotel, por tarifas similares. Otra alternativa es alojarte en la casa de un veneciano. Muchos ofrecen habitaciones con baño a precios accesibles en lugares significativos. Como ejemplo, una habitación doble en una casa, junto al Puente de la Academia, cuesta desde 70€ con desayuno. Se llenan rápidamente, por lo que la reserva debe ser hecha con mucha anticipación.