La isla de Lanzarote cuenta con gran capacidad de alojamientos, por tratarse de uno de los destinos favoritos de los europeos.

Los hoteles y resorts son el tipo de alojamiento más caro, ya que pertenecen, en su mayoría, a grandes cadenas internacionales. Las plazas permanecen ocupadas la mayor parte del año porque son vendidas en paquetes turísticos o a través de operadores en el norte de Europa.

Hostales y Pensiones se convierten en una alternativa más que satisfactoria para el viajero independiente. Diseminadas en toda la isla, podemos encontrar albergue en pequeños establecimientos a precios bastante acomodados, a partir de 25€. Ten en cuenta que no suelen incluir desayuno.

Las casas rurales son otra posibilidad, con una gama muy amplia de precios, hasta sumas verdaderamente sorprendentes. Ten en cuenta que lo normal es que estén en sitios apartados de los centros más poblados.
Alquilar un apartamento es la solución económica que, si vamos en familia o en grupo deberíamos considerar seriamente. Los hay por toda la isla, especialmente en centros turísticos, donde no nos faltará ningún tipo de servicio.

En cuanto a la oferta de campings de la isla, podemos decir que es bastante escasa. En Playa de Puerto Muelas, en el municipio de Yaiza, se encuentra en Camping Papagayo, con capacidad para más de 2.000 personas, la mitad en casetas. El Camping de San Juan, está en Famara, y tiene plazas limitadas. Ambos abren desde Semana Santa hasta septiembre. En la Isla de La Graciosa hay dos: uno en Bahía de El Salao, en Teguise y otro en dependencias municipales de Caleta de Sebo, allí mismo puedes solicitar el permiso para acampar.

Todas las tarifas de alojamiento están sujetas a la estacionalidad del turismo, pero no siempre se respetan las temporadas baja y alta. Nuestro consejo es que te informes con mucha anticipación para poder planificar mejor tu viaje.