El alojamiento en Japón es caro, pero incluso los de más bajos estándares son buenos. Los baños compartidos son impecables, y los robos son raros. Eso sí, la hora de salida del hotel siempre será a las 10:00, cualquier extensión significará pagar un día extra. Todas las variantes de alojamiento requieren, por ley, hacer una copia de tu pasaporte. Por ello es una buena idea llevar algunas copias contigo para acelerar el proceso. El uso de tarjetas de crédito no está muy extendido entre los establecimientos más pequeños.

Los hoteles de cadenas occidentales son raros fuera de Tokio y Osaka. La mayoría son lugares japoneses, siendo los más comunes las cadenas JAL/Nikko, Rihga Royal y Prince. Los hoteles 5 estrellas tienen excelente servicio, pero son aburridos en apariencia y los precios están en 200 euros por persona (no por cuarto).

El tipo de alojamiento más tradicional es el “Ryokan “(旅館). Estas son posadas pueden estar en edificios de madera de estilo japonés, largas galerías y jardines; o pueden ser de estilo más moderno. Sin embargo, ambos coinciden en la elegancia y en el predominio de las formas japonesas (camas y comedores en el piso, comidas tradicionales y baños públicos). Una noche en uno de estos locales puede empezar en los 80 euros y puede irse hasta los 500 euros por persona. La versión más económica del lugar es el “Minshuku” (民宿), con precios que rondan los 50 euros.

Otra opción de alojamiento típicamente japonés son los hoteles cápsula”, la opción más eficiente en espacio. Por un pequeño monto (entre 30 a 40 euros) se alquila una cápsula de unos 2x1x1 metros, la cual se encuentra en doble fila en un pasadizo que contiene cientos de cápsulas. Varias de estas cápsulas son parte de un spa de grados variable de dudosa calidad. Otras requerirán un euro para darse un ducha, con varias máquinas dispensadoras que proveen pasta de dientes, ropa interior y otros objetos.

Los albergues de juventudes (llamados yūsu y abreviados como “YH”) son otra opción económica. Pueden encontrarse en todo el país y son muy populares entre estudiantes. Los precios están entre 20 a 40 euros. Es más caro su optas por recibir cena o desayuno. Algunos son bloques de concreto, mientras que otros son casas rurales en lugares muy escénicos. Incluso hay templos sintoístas que administran estos sitios.