Los hoteles en Islandia varían en tamaño, locación y personalidad. Existen cadenas internacionales en Reikiavik, así como hoteles operados por familias, sobretodo en el campo. Algunos incluyen buffet de desayuno en el precio, otros no. La mayoría tendrá estacionamiento y te asistirán con los tours y excursiones.

Los hoteles urbanos están bien situados en zonas de restaurantes, tiendas y atracciones. Además, abren durante todo el año. En el caso de los rurales, muchos trabajan sólo en verano, pero tienen una vista excelente desde los cuartos: el océano, las colinas, ríos y montañas.

Hotel de Reikiavik

Las Bed & Breakfast son más pequeñas que los hoteles, pero casi siempre están en barrios tranquilos. Ofrecen desayunos y dan todas las facilidades para que prepares tus propias comidas. Sólo uno u dos cuartos vienen con cocina privada. Generalmente, sólo están abiertas durante el verano.

Si quieres alejarte de la vida urbana, las granjas en Islandia son una opción cómoda y económica. Existen más de 150 granjas que ofrecen unas 4,000 camas. Incluyen comida y actividades —como montar a caballo, pesca, cazar y hasta jugar golf. Puedes quedarte en la casa de granja o estar en un de las casas de verano construidas en la propiedad. Estas puede alojar hasta a doce personas. Existe una oficina central de reservas. Su página web es:

www.farmholidays.is

Granjas de Islandia

Para estar más en contacto con la naturaleza, existen 125 sitios de camping. La mayoría de ellos están abiertos entre junio y agosto, a veces hasta mediados de setiembre dependiendo de su ubicación. El precio de acampar en parques nacionales supervisados por el Consejo de Conservación Natural es de 5 euros para adultos y libre de cargos para los niños. Otros cuestan entre 4 y 6 euros dependiendo de las comodidades que ofrezcan (duchas, lavadoras, cocinas, etcétera). Te recomendamos reservar con tiempo ya que es una actividad muy común entre los islandeses. Acampar fuera de los sitios designados es ilegal.

Camping en Islandia