Irlanda ofrece una variedad abrumadora de alojamientos. Existen lugares para todos los presupuestos y gustos.

Para empezar están los Bed & Breakfast. Estos locales están por toda Irlanda, incluso en los pueblos más pequeños. Son una buena opción de convivir con los irlandeses y probar sus famosos y abundantes desayunos. En pocos casos los cuartos vienen con baño privado, pero la mayoría tienen televisor. Los precios y los impuestos son bajos, lo convierte en una muy buena opción si el presupuesto es limitado. Sólo ten en cuenta que la calidad de este tipo de alojamiento puede ser muy variable ya que no tienen ningún tipo regulación oficial.

Pueblo de Irlanda

La mayoría de hostales en Irlanda consisten en viejos edificios con cuartos muy básicos donde pueden entrar hasta 12 personas. Se comparten los baños y las cocinas pequeñas. La ventaja radica en que se encuentra en pleno centro de las ciudades, cerca a la vida nocturna. El estándar de calidad también puede ser muy variable, sobre todo en las áreas urbanas.

Al igual que en otros países, hay hoteles de todas las formas y tamaños. Desde casas antiguas, hasta modernos edificios. Sólo ten en consideración que mientras más viejo es el edificio, más pequeño será el cuarto.

Hotel de lujo en Irlanda

En Irlanda el máximo lujo en alojamiento está en los castillos y los hoteles campestres. Muchos tienen su propio campo de golf, spas y chefs famosos. Algunos como el Castillo de Dromoland son usados para visitas de Estado. Otros, como el Castillo Burren son tan auténticos como un castillo en Las Vegas.

Castillo de Irlanda

Pero si eres de los que no quiere depender de nadie; el camping, el alquiler de apartamentos y las caravanas son lo más común en Irlanda. En el caso del camping, recuerda que Irlanda tiene un promedio de 150 días de lluvias al año. Por ello es recomendable acampar en junio y julio, los meses más secos. El alquiler de apartamentos o casas rurales es una buena idea si quieres pasar el tiempo con familiares o amigos, pero no lo es si planeas hacer turismo. Las caravanas, por otro lado, son mucho más flexibles, pero por ley sólo puedes aparcar en lugares autorizados.