La oferta de alojamiento en Bilbao ha seguido, junto con la ciudad un proceso de desarrollo y expansión. En la actualidad las opciones de hoteles y alojamiento en general se han multiplicado ante el creciente número de visitantes.

Existe toda una gama de opciones de hoteles de bajo coste sobre todo dentro y alrededor del centro de Bilbao. Muchos pueden ser encontrados en el Estuario del Nervion, alrededor de la Plaza Circular. Los hoteles en la calle Barrencalle son conocidos por estar muy cerca de la vida nocturna de la ciudad, pero por ello ser muy bullicioso. Por un precio de alrededor de 60 euros la noche ofrecen equipamientos básicos y, por supuesto, una buena ubicación hacia las principales atracciones.

Los hoteles de 3 a 5 estrellas generalmente están a las afueras de la ciudad en las regiones de Deusto y Getxo y cerca al Aeropuerto (para aquellos que van por negocios). Hay numerosos hoteles costeros a una distancia muy corta del centro de Bilbao. La mayoría se concentra en la Playa de Bakio, Playa de La Arena Muskiz y la Playa de Gorliz y Plentzia, las cuales ofrecen una locación envidiable por estar cerca a la ciudad. Los precios oscilan entre los 60 y 120 euros la noche. Todos ofrecen normalmente conexiones a Internet, televisión satelital y spas.

Los hostales son una buena opción económica que ofrece un buen equipamiento superando incluso a los hoteles de 2 estrellas. No es raro encontrarlos con baños privados, calefacción y aire acondicionado, y —más vital aún— conexiones a internet. Los precios son aún menores que los hoteles.

Las pensiones son algo más básicas que los hoteles y hostales. No suelen tener baños privados. Sin embargo el trato es muy bueno, casi familiar. Podrás disfrutar de comidas caseras y cuartos limpios. Lo mejor es el precio de una habitación simple está por debajo de los 50 euros.

Los apartamentos brindan comodidad y privacidad. Usualmente están dirigidos hacia familias. Los precios están desde los 150 euros por tres días en temporada baja y 375 euros en temporada alta.

Finalmente, si tu presupuesto es holgado y quieres conocer uno de los hoteles más lujosos y tradicionales de la ciudad, debes ir al Carlton en el distrito de Ensanche. Desde 1919, han pasado por sus pasillos varios invitados ilustres y ha sido declarado monumento nacional de importancia arquitectónica, histórica y cultural. No esperes tarifas menores a los 200 euros.