Düsseldorf se presenta como ciudad de modas. Se diría que en sus genes está la afición por lo nuevo, y por eso se entiende que haya hecho bandera del arte y la nueva arquitectura. El empeño más ambicioso en este sentido es el llamado MedienHaffen. Se trata de convertir el área degradada del antiguo puerto fluvial en una “milla de oro” consagrada a las industrias de creación, publicidad, arte y comunicación. Sin llegar al gigantismo del proyecto similar que se acomete en el puerto de Hamburgo, el puerto renano ha entrado ya en su tercera fase, con la que va a completar más que una milla: se han transformado unas 30 hectáreas, con una inversión que supera los mil millones de euros. Tienes más información en: “Düsseldorf: una ciudad del futuro“.

Tienes más información en: "Düsseldorf: una ciudad del futuro".