Preparar una maleta perfecta puede ser una ardua tarea. Actualmente, nos vemos obligados a optimizar el espacio de nuestro equipaje debido, en gran parte, a las restricciones que imponen en muchas ocasiones las compañías aéreas. Estas limitaciones han hecho que tratemos de ahorrarnos peso en cada uno de nuestros viajes. En este artículo os enseñamos algunos trucos para hacer la maleta perfecta porque en cuestión de equipaje, menos es más. Esperamos que os sean prácticos estos consejos y os deseamos un… ¡feliz viaje!

A continuación tienes un índice con todos los puntos que vamos a tratar en este artículo.

1. Infórmate del clima

Dejaremos de lado los clásicos “por si acaso” para situaciones hipotéticas en casa e informarnos del tiempo que va hacer durante la estancia en el país al que viajaremos será de vital importancia para calcular mejor nuestro espacio en la maleta. Esto evitará que al llegar a nuestro destino tengamos que invertir en prendas que nos hemos dejado en casa por falta de previsión, o que, en el caso, tengamos que pagar un recargo por exceso de peso en el aeropuerto por ropa y zapatos que no vamos a usar.

2. Versatilidad

Contribuir a tener una maleta versatil implica incluir en ella prendas básicas como un par de camisetas, y un par de vaqueros. No obstante, no podemos olvidar que en nuestros viajes se pueden y se suelen dar momentos especiales en los que hay que ir más arreglado o estar como se dice habitualmente “a la altura de las circunstancias”, para nosotros mismos o porque nos han invitado a un evento, fiesta, o reunión familiar.

Pero si lo que necesitamos son algunos consejos que nos ayuden a incluir de manera óptima todo nuestro kit de ropa en nuestra maleta de viajes del mejor modo posible, la tienda online Zalando nos sugiere en este vídeo los modos para ahorrar este espacio que tan importante nos es cuando se trata de tener que elegir entre este complemento, este bolso, el vestido de lunares o el pantalón a juego con nuestra maleta de mano.

Por lo tanto, unos cuantos consejos nos harán este proceso más sencillo y lo que nos ha servido para una vez, nos valdrá para las próximas…

3. ¿Cuáles serán los planes?

Como ya hemos señalado más arriba, no es lo mismo la ropa que vas a necesitar para visitar el Machu Picchu que para pasar un fin de semana en París visitando museos. Sin irnos a casos tan opuestos, nuestras necesidades cambian si tenemos planeado durante nuestras vacaciones pasar el día haciendo turismo o si pensamos salir a cenar o acudir a una fiesta.

Eso sí, lo mejor es poder llevar prendas que se puedan combinar indistintamente y que con unos zapatos el pantalón nos dé un toque más formal que con las zapatillas de deporte con las que nos hemos recorrido el parque del Retiro de Madrid.

Pensar y planificar lo que tenemos que llevar en la maleta en torno a las actividades que vayamos a realizar durante nuestro viaje, teniendo en cuenta que un par de zapatos diferentes pueden contribuir a darnos un look totalmente nuevo, diferente, desenfadado o serio.

4. El “momento Tetris” o cómo meterlo todo

Existen unas reglas de oro que sirven para organizar nuestra maleta. Entre los trucos más conocidos está el de colocar el neceser al fondo —ya que es voluminoso y si se rompe algo no manchará la ropa—, estirar los cinturones o meterlos dentro del cuello de las camisas, enrollar las prendas en vez de doblarlas (denim, algodón o lana) y colocar los zapatos en bolsas individuales en los laterales.

Otro consejo útil es llevar la ropa más pesada y voluminosa puesta, pues nos ahorrará espacio. En este artículo de Traveler podemos encontrar un completo decálogo para hacer nuestra maleta como un experimentado viajero.

5. Empieza siempre por los básicos

Una de las mejores ideas para poner a punto nuestra maleta es elaborar una lista y revisar que hayamos metido todo lo que necesitamos, lo imprescindible (el pasaporte, los productos higiénicos, la ropa interior, la cámara de fotos, los cargadores…). Si después de tener todo lo importante dentro nos sobra espacio, puede ser buena idea incluir algo “no tan básico” que nos gustaría llevar. Otra opción es reservar ese espacio para hacer algunas compras durante nuestro viaje.

6. Lo básico siempre contigo

En el caso de que tengamos que facturar equipaje, meter lo más importante y valioso en nuestra maleta de mano siempre nos dará seguridad y nos proporcionará una mayor tranquilidad. Si nuestra maleta se pierde tendremos de todos modos lo necesario para “sobrevivir” a mano…

Este artículo ha sido compartido 11 veces. Hemos dedicado muchas horas para recopilar esta información. Si te ha gustado, compártelo, por favor: